Espacios naturales: entre el amparo legal y la cruda realidad ambiental

A día de hoy encontramos numerosos espacios naturales protegidos cuya gestión es deficitaria o nula. Si damos un paseo por el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel encontraremos un humedal que agoniza comprometiendo su ecosistema debido a una inadecuada gestión de los recursos hídricos, exactamente igual que sucede en el Parque Nacional de Doñana. 

Un Escándalo Urbanístico

Del mismo modo, en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar se construyó de forma ilegal el hotel El Algarrobico, uno de los mayores escándalos urbanísticos de España porque vulnera completamente el amparo legal de este enclave y la Ley de Costas. 

Esta macro construcción ya ha causado graves daños medioambientales en este Parque Natural, y lo que le queda… porque en 2011 se acordó que el Estado se haría cargo de la demolición del hotel y la gestión de RCDs, mientras que la Junta de Andalucía sería la encargada de devolver este espacio protegido a su estado natural, con el consiguiente desembolso millonario que eso implica. Y, sin embargo, ahí sigue ese monstruo de cemento, intacto y rompiendo por completo la panorámica nativa que caracteriza a este fabuloso paraje constituido por conjuntos montañosos que desembocan en el mar.

Legislación y Figuras de Protección

Para proteger los enclaves naturales más singulares y de mayor valor medioambiental, la legislación estatal establece en la Ley 42/2007 cinco figuras de protección: Parques, Reservas Naturales, Áreas Marinas Protegidas, Monumentos Naturales, Paisajes Protegidos, otorgando a las Comunidades Autónomas el desarrollo de esta legislación básica y la gestión de estos espacios. 

La declaración de un Espacio Natural Protegido es fruto del esfuerzo de investigadores y científicos, de divulgadores y de una comunidad consciente y con un sentimiento de pertenencia que lucha por la conservación de dicho lugar. 

Si tras conseguir la declaración solo tenemos un espacio natural protegido “sobre el papel” se genera un tremendo malestar social, frustración y desánimo. Y, ¿por qué ocurre esta inadecuada gestión de estos enclaves? Pues por una clara falta de compromiso político. Por la visión cortoplacista y por la falsa creencia de que lo mejor es no actuar sobre los ecosistemas, dando por hecho que la naturaleza siempre sabe lidiar con las alteraciones que producimos en ella. 

Necesidad de Compromiso a Largo Plazo

Pero, ¿a qué nos referimos con esa falta de compromiso político? Pues por ejemplo, cuando el Gobierno de turno anuncia inversiones millonarias para la gestión de espacios naturales, suele estar hablando de la inversión necesaria para cubrir tan solo los costes relativos a los trabajos iniciales. Porque eso es lo que “vende”, lo que da votos, es la foto del inicio del proyecto, el titular con el hito “histórico” pero sin que haya un verdadero plan a más de cuatro años vista. 

Pasado el impacto inicial, la noticia deja de importar, la administración pierde el interés en el proyecto y se deja de atender a los trabajos de mantenimiento ulteriores que el enclave requiere. El resultado: No logran producir mejoras en ese espacio con el consiguiente derroche económico y frustración ciudadana.

¿Tendrán las administraciones públicas la valentía de comprometerse a que todo espacio natural protegido cuente con planes de gestión en los que se especifiquen de forma clara y precisa qué trabajos se van a realizar para la correcta gestión de sus recursos naturales, respetando las prohibiciones y limitaciones pertinentes?

¿Serán las nuevas generaciones las que hagan que el sentido común y el compromiso a largo plazo se imponga en lo que toca a la gestión de nuestros espacios naturales?

Y es que nuestro patrimonio natural y la supervivencia de las especies que lo conforman son parte de la historia natural de nuestros pueblos, protagonistas de los cuentos en la niñez, de las leyendas y las sabias costumbres. Sus paisajes son la memoria viva de nuestros ancestros y la herencia merecida de las generaciones venideras

Autora: Noelia Ruiz

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

…Y recibe información detallada, novedades y asuntos
normativos del sector de los residuos

Acepto politica de privacidad de Cocircular